Unconditional Body Beautiful

He tenido la suerte de que contasen conmigo para formar parte de la iniciativa Unconditional Body Beautiful que ha sacado adelante Rebequita Rose.

Cada mes (espero cumplir) durante este año escribiremos un post sobre este tema, la Belleza Corporal Incondicional. Un poco una reflexión sobre como nos percibimos a nosotras mismas, haciendo en sucesivas ediciones, un repaso al largo de nuestro cuerpo. Os animo a uniros a esta reflexión en los comentarios, o en vuestros blogs. Podéis seguir en las Redes Sociales este movimiento con el hastag #UnconditionalBodyBeautiful  Empezamos!

MI CUERPO Y YO DESDE EL PRINCIPIO

Has siempre amado tu cuerpo?

Sí. Aunque reconozco que tuve una época muy mala, en la que estaba muy muy fea (no es cuestión de percepción sino de cambios en la pubertad objetivos). De los 12 a los 16 tuve una época de no encontrar mi lugar, mi estilo, no entender muy bien nada. Yo bailaba delante del espejo de mi habitación y para mí era fantástica, pero luego tocaba salir de allí y ser la gordita que además vestía con lo que le decía su abuela “que le disimulaba”. Sobre los 16 empecé a coger las riendas, a vestir como a mí me gustaba más aunque mi abuela me dijese “ay ay como vas”.

vivía un poco de dilema entre lo que yo sentía y lo que me hacían sentir

Ahora me veo y era una choni, pero yo era feliz. De los 16 a los 18 y medio ligué, salí, disfruté orgullosa de mi cuerpo como una loca. Por aquel entonces tenía la talla que tengo ahora más o menos. Yo me sentía bien, me sentía sexy, aunque de vez en cuando caía ante la sensación que causa ser la gorda por parte del entorno.

Hewlett-Packard

#letmetakeaselfie

 

Yo me veía estupenda, pero si me acomplejaba un poco porque era siempre “la gordita” la de “con lo mona que eras si adelgazaras”… Etc. Así que de nuevo vivía un poco de dilema entre lo que yo sentía y lo que me hacían sentir. Recuerdo que la sensación de “cuanto de gorda” era para el resto era similar en esta época a cuando tenía una talla 54. Había 30 y pico kilos de diferencia pero la sensación era la misma. Una de que una vez eres gorda da igual cuanto, simplemente eres gorda y ya tienes la etiqueta colgando.

Esto era un Selfie en el 2004.

Esto era un Selfie en el 2004.

 

Como ha cambiado tu percepción a lo largo de los años

Con los años fui pasando bastante de la sensación de “ser la gorda”. Seguía ahí pero a mí me importaba menos. A los 18 y medio empecé con Mr E y ahí seguimos… Y él la verdad me hizo olvidarme un poco de esa sensación, la sentía, pero no me importaba. Eso sí, a su lado engordé como una bellaca, me relajé? No es eso, simplemente empeoré mis hábitos, que ya de por si no eran los mejores.

Engordé progresivamente sin darme cuenta. No era consciente la verdad. Yo me sentía igual de guapa con 30 kilos más, no era consciente de tenerlos encima, de que fueran “tantos”.

Mi percepción ha cambiado ahora que soy madre y quiero estar sana. Me sigo viendo estupenda, nunca he tenido la sensación de mirarme y no gustarme (miento, si la he tenido pero días puntuales sueltos, pero enseguida se me pasaba). Sin embargo ahora miro fotos y me veo gorda. Me doy cuenta de que me gusto más ahora. En ese momento me quería y me gustaba, pero ahora me gusto más. No sé, es un poco raro de asimilarlo, pero se como lo siento.

Ahora con los años pienso que hoy estoy como estaba con 18 años y sin embargo para todos era la gorda. Y pienso, en serio? Era necesario hacerme sentir como me hacíais sentir? No os dais cuenta porque lo hacéis muchas veces sin mala intención (también está el gracioso gilipollas de discoteca) pero la mayoría te dice las cosas “porque te aprecia”. Fuck off. Si no tienes nada bueno que decir, cállate.

Otro selfie! Si es que era una moderna.

Otro selfie! Si es que era una moderna.

Como tu estilo ha sido determinante en tu autopercepción

Sin duda hay un cambio de como me sentía cuando vestía como una vieja bajo el gusto de mi abuela a como me sentí desde que tomé yo las riendas. Incluso viendo fotos (que casi no hay de aquella época) me veo que no soy yo. No me reconozco. También es verdad que aquella época fue muy gris por otros motivos de mi físico que no vienen al caso, y algún día contaré.

El vestirme como me gustaba, poder “expresar” vistiendo y no dejarme llevar con “lo que disimula”, “lo flojo”, “lo oscuro”… Ayudaba mucho a verme estupenda en el espejo. Si es que tu coges una muñeca de palo y le pones un vestido bonito y la muñeca está bonita porque el vestido es bonito. Si le pones una bolsa, pues no luce tanto. Que siempre se dice que una persona delgada y estupenda luce hasta con un saco… Bueno pero con un vestido chulo luce mucho más o a los Óscars irían con sacos y no es el caso.

look lbd negro

Ahora es el momento en el que mejor me siento, más confiada y más a gusto.

 

Las personas con problemas de autoestima, y las gorditas en concreto dentro de este grupo, tienden a descuidar su imagen, lo cual, yo creo que empeora la situación, porque si no te ves bien, menos te verás vistiendo con prendas poco favorecedoras, sin hechura, de colores mustios… No se trata de ser fashion o no ser fashion sino de vestir de modo que te veas bien, que te favorezca y te haga sentir bien..

me gusta verme bien yo sin que ello sea necesariamente que me vean bien los demás

Mi mayor complejo de siempre ha sido mi culo ausente o metido para dentro, pero aún siendo el mayor, tampoco se puede decir que me amargue la vida ni mucho menos. Ahora tengo la barriga súper distendida y pienso que algún día lo quiero solucionar, pero tampoco me quita el sueño de momento. Lo acepto, como acepto todas las partes de mí. Y con los años, menos me importan ese tipo de cosas, y más me gusta verme bien yo sin que ello sea necesariamente que me vean bien los demás. Vivo para mí, para mi familia. No para el resto.

Qué le diría a mi yo de 16 años…

Tranquila, todo lo que vas a pasar es un aprendizaje para ser feliz. Confía siempre en lo que sientes y no en lo que te digan. Tú vales mucho nena.

 


Irene Medin

Siempre fui gordita, siempre tuve talla grande, pero ser madre todo lo cambia y la maternidad me encaminó a la vida sana. Sigo siendo xl pero ahora intento cuidarme y comer mejor. Nada es difícil si te lo propones en serio. Me gustan los retos y me aburro de lo de siempre.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Para mi la peor época fue a partir de los 12 que empecé la E.S.O y no encajaba nada… los compañeros de primaria de toda la vida ya no eran lo mismo para mi, les tenía el mismo cariño pero veía que algo no iba bien, se reían, se burlaban, etc etc… no les guardo ningún rencor, pienso que las vivencias, tanto buenas como malas, me han hecho ser la persona que soy hoy en día. Hoy por hoy ¡¡ME ENCANTO!!
    Ahora me cuido mucho más y me quiero también mucho más.

    Saludos =D

  2. Alicia dice:

    Creo que una persona que se ha sentido distinta al resto, se siente totalmente identificada con esta entrada. Desde siempre he sido la gordita del grupo, nunca me llegaron a llamar así mis amigas, pero nunca pude entrar en ningún zara hasta mas que pasada la veintena. Es gracioso, ahora veo las fotos de aquella época y no me veo tan mal como entonces, si un poco pasada de peso, pero en esos días me sentía como una especie de monstruo del Lago Ness comparada con mis amigas y esa especie de desubicación me acompañó hasta casi la treintena.

    Echando la vista atrás, creo que lo primordial es quererse tal y como uno es, aceptarse y luego ya si eso, intentar mejorar, sacar nuestra propia mejor versión. Recuerdo mi adolescencia como una época un tanto oscura y gris, muy triste, cosa aún más absurda teniendo en cuenta que lo único que me pasaba era que estaba gorda y punto. Ni que decir tiene que daría lo que fuera por recuperar ese tiempo que desperdicié tan tontamente.

    Por cierto, me encanta tu vuelta renovada y estas entradas largas. Espero que sigas así mucho tiempo.

    • Irene Medin dice:

      Gracias por tu aporte a esta entrada Alicia.

      Me pasa a mí también que miro atrás y pienso… y esto era estar gorda??? Tampoco era para tanto! Tuve la suerte, o la desgracia, de que esas cosas me afectasen lo justo, pero cuanto más avanzo menos entiendo la actitud del mundo conmigo en ese momento.

  3. Patri dice:

    Madre mía! No sabéis como os entiendo… A mi me comparaban con mi hermana, que siempre estuvo muy delgadina. No les culpo, pero si creo que la critica y comparación constante con ella me llevaron al abandono, también por mi parte por supuesto! Pero hoy miro fotos de antes y de verdad me da mucha pena como me hacían sentir desde los 7-8 años… Me declaro fan de tu blog desde este momento! Gracias por compartir tus experiencias y un saludo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies