Qué hacer con niños en el campo

Revisando fotos se me ha ocurrido este post, qué hacer con niños en el campo.

Sin duda, soy una afortunada por tener la opción de ir cada fin de semana al campo. Yo me crié allí y la verdad, me apenaría que Nora creciese sin muchas de las cosas que yo viví, ese contacto con la naturaleza de primera mano es para mí, fundamental.

Espero seguir haciendo estos post, y seguir añadiendo entregas (tengo en mente plantar una mini huerta, un árbol, flores… y muchas cosas más) y según vaya mejorando el tiempo y creciendo mi pequeña os iré enseñando.

Aunque esta vez el post es un poco… sin preparar, ya que no hice las fotos pensando en ello, en un futuro me aplicaré un poco más ya que me parece interesante dar ideas a las mamis para hacer (aunque no tengáis casa de abuelos en el campo, seguro muchas las podéis adaptar a un parque, a un viaje de fin de semana etc).

Respeto por los animales

Es algo muy importante que quiero inculcar a mi hija. Mr E y yo somos amantes de los animales (él incluso amante de los bichos, de los que no pisan una hormiga, yo no tanto) y ya desde casa con Ziva, nuestra perrita, intenamos enseñar a Nora que es parte de la familia, que la queremos, la respetamos, y la mimamos. Está muy presente en el núcleo familiar, por ejemplo si estamos fuera de casa y vamos a casa decimos ” vamos a casa, a ver a Ziva!” o si nos vamos al campo “vamos al campo para que Ziva pueda correr y jugar y ver a los otros perritos”. Ella encantada con los perros, con deciros que para ir al campo le digo que los vamos a ver a ellos… jejeje

perritos

Un día de paseo nos encontramos con el burro, y ahora ya nada más llegar quiere ir a verlo… Varias veces al día! La última vez ya no estaba en el prado, ya estaba en su casita, pero la cuadra con la puerta abierta… Así que “el burro está en su casita descansando”, y cuando ya tarde le cierran la puerta… “el burro está cansado y va a dormir”. También, claro está, reforzamos los sonidos de animales (véase la foto haciendo ioooooo iiiooo) que aprendió en la Guardería e imitamos en casa.

burro en el campo

Intento buscar la “empatía” con los animales, a la vez que la niña aprende de sentimientos y de necesidades ella misma, ve que lo mismo es para los animales.

gallinas en libertad

Además les damos de comer, un día le dimos hierba al burro, otro día pan y maiz a las gallinas, pienso y agua a los perros… Los animales comen!!!! En nuestro pueblo ya no hay vacas, pero tengo en mente a ver como o dónde se las puedo enseñar, si es que me hace ilusión, cada vez que cogemos la leche me señala la vaca y hace muuu, quiero que vea una vaca real! jejejeje

Experimentamos con elementos de la naturaleza

Vivimos un poco en la era del plástico, dónde la mayor parte de los juguetes son de plástico. Los mayores lo vemos normal hoy por hoy, y tenemos un poco el concepto de que el juguete divertido es el que más colores, luces y sonidos tiene… Bueno, yo lo veía así, pero mi mente ultimamente huye un poco de ese tipo de juguetes. Cómo se divertían nuestros abuelos y bisabuelos? Con muy poco! Hay muchas actividades divertidas que hacer en la naturaleza y que además ayudan a la psicomotricidad de nuestros peques.

Por ejemplo, recoger piedras! A mi niña lo de meter y sacar cosas de botes, cestos, cajas… le encanta! Ya sean piezas de madera, pinzas, garbanzos, ceras de colores, frutas… los travases en general. Así que aprovechamos las cosas a nuestro alcance para jugar.

Aquí con una vieja palangana recogiendo piedras!

20141018_140748

 

Y aquí con el camión de su tía (que tiene unos 20 años) cargando tronquitos de madera… Al fondo las conchas de vieiras, que le encanta sacar y meter en el armario.

20141115_185216

No tengo fotos, pero hemos estado recogiendo naranjas hace dos semanas, yo se las daba y las llevaba a la bolsa que tenía papá, y “oto” “oto” todo el rato porque apuraba casi más ella que yo! Luego en casa nos hicimos zumo con las naranjas que recogimos y le recordé “te acuerdas que cogimos estas naranjas en el árbol, en casa del abuelo?” y me responde “chi”, “y Nora las metió en la bolsa?” “Chiiiiii”, “que rico el zumo de nuestras naranjas!”.

Y hasta aquí esta primera entrega. Espero que el nuevo año me traiga muchos más momentos así, porque de verdad que se disfruta un montón viendo como aprenden, como experimentan y se divierten con lo que tenemos a nuestro alcance, sin tanto juguete de colores! 😉

A lo mejor os da ideas para estas Navidades, a veces es un mejor regalo un finde en un pueblo, en un parque natural, en una aldea rural… que el juguetazo más chachimolónhipermegacaro del mercado. Ahí lo dejo!

Un besote

Irene Medin

Siempre fui gordita, siempre tuve talla grande, pero ser madre todo lo cambia y la maternidad me encaminó a la vida sana. Sigo siendo xl pero ahora intento cuidarme y comer mejor. Nada es difícil si te lo propones en serio. Me gustan los retos y me aburro de lo de siempre.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. maria lópez iglesias dice:

    pues claro que sí, que te voy decir yo, que mis sobrinos cada vez que venían a la aldea era una fiesta, ir junto a mi tío que vaya si tenía vacas, casi cien, y gallinas, conejos, perros,gatos, de todo, yo tengo dos mininos en casa los tengo como reyes

    me encanta que le enseñes a la peke todo eso, al criarse hoy en la ciudad salen un poco no se, a veces pienso no saben jugar, nosotros jugabamos allí entre ratos de trabajar , ya de pekes

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies