Lactancia materna: momentos mágicos

La semana pasada fue una semana difícil para mi niña por el tremendo catarrazo que tenía, luego aún con algo de catarro fue jueves y viernes a la guarde, la cual va llevando mejor pero después de 5 días en casa con mimitos de mami, pues se le hizo difícil. Lo que no sabía es que es que esa semana difícil me deparaba un momento mágico en nuestra lactancia materna. Algo irrepetible.

Vi bastante pronto que daba signos de sueño y de no estar agusto con nada, ese modo un poco cansino de cuando tienen sueño o están malos. Así que aunque faltaba aún para su hora del baño para ir a domir, decidí bañarla y adelantar el proceso.

Y en esto que preparo el baño y pienso… y sí… me baño con ella?

Os pongo en situación, nunca nos habíamos bañado juntas en casa. Tenemos una bañera muy pequeña y yo, antes de adelgazar, ni cabía en ella. Siempre que nos bañamos juntas fue en bañeras ajenas (véase casa de mi madre o mi padre), pero nunca en casa. Pero se me encendió la bombilla… “ahora que adelgacé bastante lo mismo ya entramos en la bañera juntas!”.

Y sí, entramos!!! Mi alegría era enorme, no sólo entrabamos sino que comprobé como me podía sentar en la bañera y levantarme por mi misma con cierta agilidad, no como antes, que me caí una vez (que ya os contaré porqué casi me mato en la bañera una vez) y casi  me hay que sacar con grúa).

Era tal mi alegría que le dije a Mr E que nos sacase una foto para mostraros. Una foto para motivaros, cosas que antes no podía hacer y ahora sí, porque yo cuando decidí adelgazar, fué por mi hija.

 

20141031_203024

 

 

Pero entonces, por si no fuera poco feliz, Nora se giró y balbuceó “teta” o “cheta” o algo así que dice ella mientras me dá palmadas en el pecho. “Quieres teta?”, Sí, afirma con la cabeza mientras me sonríe. Toma teta!

Y se acurruca encima de mí tomando teta. Yo preocupada de que le coja el frío comienzo a echarle agua con el cacharrito que usamos en la bañera. Mientras ella mama acurrucada y yo la miro, le voy echando agua calentita por su cuerpecito pequeño, y le voy diciendo cositas “qué ganas tenía mami de bañarse con Nora, ya hacía bastante que no nos bañabamos juntas, a mami le gusta mucho estar contigo mi amor…”

Y mi pequeña en un abrir y cerrar de ojos… cerró sus ojitos. Calorcito de mamá, teta, ruído de agua cayendo sobre su piel… si es que me dá gustito hasta a mí de pensarlo. Y en ese momento yo sentí magia. Sentí felicidad. Sentí calma y paz. Me sentí bien.

Vino papá al rato extrañado de que no lo hubiesemos llamado para secar y vestir a Nora… y se encontró aquello. Y me dijo, “pero dámela y ya dormirá en cama”, y me negué.

Me negué porque aquella paz que sentíamos las dos, juntas, en el agua, calentitas, era la sensación más increíble del mundo y no quería ni privar a mi niña de ella ni privarme a mí, sólo quería disfrutar cada segundo.

20141031_205926

El agua se enfriaba y puse más agua caliente hasta dos veces, y seguí con mi hija sobre mi pecho largo y tendido hasta que ella sola se despertó. Mojando su piel para que no se enfriase, besando su cabeza, síntiendola bien cerca de mí, juntas.

Yo hasta lagrimeaba de la emoción, fui muy muy feliz. Me sentí orgullosa, de mantener la lactancia materna cuando todo estaba en mi contra, de criar con apego, de ser mamá, de haber adelgazado para poder vivir ese momento… Sentí que todo encajaba para brindarme ese momento de tan absoluta y completa felicidad. Un momento mágico.

Recordé el bendito momento en que Isa me regaló “un regalo para toda la vida” y también la dedicatoria de Carlos González en su interior “Nora, tú eres el mejor regalo”.

Gracias Nora, mi luz, por llegar a mi vida.

 


Irene Medin

Siempre fui gordita, siempre tuve talla grande, pero ser madre todo lo cambia y la maternidad me encaminó a la vida sana. Sigo siendo xl pero ahora intento cuidarme y comer mejor. Nada es difícil si te lo propones en serio. Me gustan los retos y me aburro de lo de siempre.

También te podría gustar...

16 Respuestas

  1. Isa dice:

    Ay, que bonito Irene.
    Yo siempre digo que no se sabe lo que es el amor verdadero hasta que se tiene un hijo. Y me niego a pensar que todas las madres quieren igual cuando veo y escucho tantas y tantas cosas. Me alegro que tu vida este completa desde que Nora te miró por primera vez.

  2. Lore dice:

    Simplemente maravilloso

  3. gabriela dice:

    Que bonito!! Cuanto amor ❤️ Enhorabuena por esos pequeños grandes logros!

  4. Este post me llega de una manera especial!

  5. Vane dice:

    Que ternura, que felicidad y que emoción al sentir mientras leía.
    Un abrazo

  6. virgi dice:

    Precioso da gusto leerte

  7. Mercedes dice:

    Precioso relato! Me ha producido una ternura inmensa.

  8. Nuri Gi Ru dice:

    Impresionante! yo también he lagrimeado algo al leerte, cómo tiene que llenar vivir algo así, además sólo gracias a tu gran esfuerzo

  9. bea dice:

    Madre mía lo que una puede llegar a llorar impregnadose de estas palabras llenas de amor.
    Solo una madre puede llegar a entender tanto amor, un amor tan grande q no cabe en el corazón.

  10. ISG dice:

    Hasta las lágrimas se me ha saltado ¡bravo por ti!

  11. Natalia dice:

    Cómo se adelgaza dando pecho? Yo no me atrevo a hacer dieta y comiendo sano no bajo de peso

    • Irene Medin dice:

      Pues yo lo único q he hecho es cambiar de hábitos. No saltar comidas, tomar desnatado y no mas de 2 cucharadas de aceite al día, comer fruta en desayuno y merienda y a veces media mañana, en todas las comidas comer verdura en mayor proporción que hidratos y proteinas, dejar el azúcar… poco a poco ir metiendo cosas nuevas cono todo integral, variar los cereales que como…

  1. 17 noviembre, 2014

    […] pechos, feliz de verla tan contenta cuando toma teta. Feliz de ese vínculo que tenemos, y de esos momentos mágicos que compartimos, hasta que ella decida que no quiere más. Porque la lactancia no tiene que […]

  2. 1 junio, 2016

    […] fórmula mágica para romper este último vínculo. Toda la magia que la teta nos dio juntas, esos momentos tan bucólicos y mágicos que quedan en nuestros corazones se acaban. Nos deparan muchos momentos felices, estupendos y mucha historia que escribir. Muchos […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies