Escuela Infantil Carmen Cervigón

Post OFF TOPIC total. Hoy hablo de la Escuela Infantil Carmen Cervigón de la Institución Padre Rubinos.

Para una mamá primeriza, sin contactos en la ciudad que sepan de “guarderías”, buscar Escuela Infantil para tu hijo es dar palos de ciego. Y en mi caso caí en la Escuela equivocada. Lo dejo reflejado en esta líneas para que tú, mamá que buscas guardería en A Coruña y googleas, encuentres esta opinión, que a mí me hubiese sido de mucha ayuda.

Opciones de Escuelas Públicas

En mi caso, que vivo en A Coruña, empecé solicitando Guardería de la Xunta de Galicia. Busqué información sobre las que podía solicitar y no encontré más que dirección y teléfono, nada de opiniones de las mismas, ni método pedagógico ni nada. A ciegas solicité dos y dos me denegaron, me quedé muy abajo en la lista de espera pese a ser madre parada y con renta en el hogar muy baja. Junto con la solicitud de las de la Xunta solicité el cheque infantil, que no sabía muy bien qué era pero por si acaso.

Guarderías municipales… A última hora me dice una amiga que puedo solicitar estas. Lo mismo, a ciegas busco información y solicito dos, de la cual me dan la segunda opción, la Escuela Carmen Cervigón de la Insitución Padre Rubinos, que pese a ser una guarde privada, por primera vez entra subvencionada como guardería municipal.

Happy kids

Primeras impresiones

Visitamos el centro en sus instalaciones antiguas para realizar la matrícula y ver un poco como es todo. Las primeras impresiones son… regular. Niños que tienen que estar sentados en banquitos en la zona común para que la profe les cante, niños que tienen que hacer fila.

Pregunto sobre alimentación, si hay problema en que mi hija coma sólidos por si misma, si es obligatorio  el biberón del agua (mi hija bebe en vaso normal desde siempre), pregunto por las siestas, pregunto por como es un día normal… Bueno, parecen majas.

Me hablan mucho de que el curso de mi hija va a ser en las nuevas instalaciones, y que no tiene nada que ver con aquello, que van a estar muy bien, que tienen más espacio para todo… Nos cuentan que en agosto habrá reunión de padres, que nos avisarán, para contarnos lo que necesitan para el curso, y resolver dudas.

Antes de empezar el curso

Programo las  vacaciones con mis suegros para septiembre esperando que en Agosto, en algún momento tendremos la reunión, pero al final la reunión será en Septiembre, a dos días de empezar el curso… Justo cuando van a ser nuestras vacaciones. Solicito reunirme con alguien en Agosto y conocer a quién va a cuidar a mi hija y saber un poco más sobre el método pedagógico y poder tener una toma de contacto, y hablar sobre como es el periodo de adaptación etc.

Salgo de allí con unas cuantas cosas que no me gustan, pero todo claro, para mi criterio personal, el cual, cada uno tiene el suyo:

  • Libro. Niños de 1 a 2 años con libro. Un libro de 40 y pico euros. Es que no le veo lógica ninguna a que un niño de esa edad tenga libro, por muy de fichas que sea. El concepto sentarse a hacer una ficha me espanta en niños tan pequeños. Les pregunto el motivo de tener libro y me dicen “es que muchos padres si no hay libro les parece que no hacen nada” a lo que yo les digo que personalmente soy contraria totalmente y que “bastante trabajo tenéis como para tener que demostrar que hacen algo con fichas”. Además me dicen que “como trae una agenda” ahí apuntan las cosas del día del niño. Pero el dichoso libro trae además libreta de calificaciones!!! Pero cómo?? Ya desde pequeños calificando??? Que horror.
  • No conozco a su cuidadora. Me dicen que es una chica con muchos años de experiencia, majísima y tal pero no la puedo conocer porque se acaba de ir (eso que dije que quería ir para conocerla y me dijeron que fuese cuando quisiese)
  • La adaptación. Lo único que me gustó es que me dejaban entrar en el aula el primer y segundo día, pero nada más. Me dicen que de todos modos el primer mes se lo pasan llorando hasta que se acostumbran y es invitable, y aquí me saltan todas las alarmas. A mí lo de la “costumbre” y el “inevitable” son palabras que me pican.

Empieza el curso

Mi sentido de madre está ya que se huele lo peor, lo del libro me tiene muy angustiada, es un concepto que no concuerda para nada con el método pedagógico que espero, y lo veo como la guinda de un sistema que no me va a gustar. Hablo del tema con gente cercana, y con amigas profes, y me dicen que tampoco entienden el concepto libro tan pronto, pero que tenga la mente abierta, que a lo mejor ni lo usan y el resto es estupendo, que no me obceque. Y aparco un poco estos pensamientos y empezamos.

Nora empieza una semana más tarde en la guarde, y el primer día estoy con ella en el aula media hora. Me asusta lo que veo. Me espanta. Me horriza, salgo compungida. Si ese es el trato estando yo presente, como será cuando yo no esté??? Esta pregunta no hace más que revolotear mi cabeza, pero es que salí con el corazón encogido por la pena. No les pegaron, no penséis en eso, tampoco los insultaron, pero el método no podía ser más opuesto con nuestra forma de criar a Nora.

Lo que no me gustó

Niños que lloran, y lloran, y no se les hace caso por sistema. Niños tranquilos a su bola jugando que son atendidos y “premiados” mientras que los que lloran se les ignora. Media hora que estuve allí un niño estuvo llorando con el moco colgando y ni un atisbo de hacerle caso. Un niño que se veía que sólo demandaba un poco de contacto, de cariño. El segundo día estuve sólo un ratín y el mismo niño lloraba, le cogí la mano disimuladamente y le acaricié con mi dedo círculos en su mano… Y paró de llorar. Me partía el corazón. Podía ser Nora, la que llorase desconsoladamente buscando afecto, contacto, y las cuidadoras mientras se sentaban al lado de P.E. Eugenia (nombre inventado) que está tranquila jugando con la cocina, “Ay Como haces Eugenia, que bien, mira este cacharrito para poner aquí” mientras el niño que llora no recibe ninguna palabra amable, más que “ale ale, paramos de llorar ya ehh”.

Y no es que fuese un niño el que lloraba, es que eran unos cuantos. Se habían llevado algunos a dormir al otro aula (no entendí porque a primera hora de la mañana tenían que dormir, porque sí, aunque escuchaba llorar a muchos niños, algún motivo habría), y niños que estaban llorando siendo ignorados se iban a las puertas que separan las aulas a intentar que alguien les hiciese caso. Se iban a la puerta principal de cristal cuando pasaba alguien… Buscaban desesperadamente contacto, ser atendidos.

Entiendo que no pueden cogerlos a todos en brazos, entiendo que es una situación complicada, pero no hacen nada por hablar con cariño, por tocar, por que los niños se sientan en un lugar seguro. No escucho palabras dulces, no escucho cariño. Es todo muy mecánico, un trabajo, en el que hay que aguantar hasta que se resignen y dejen de llorar.

Salgo de allí en shock y la cuidadora me dice “bueno, perdona pero ya ves que al principio esto es un poco caos mientras no se acostumbra, el primer mes es así”. Pensé yo, y una mierda voy a dejar a mi hija un mes así aquí. Supongo que estando yo presente dieron lo mejor de sí, y aquello fue como fue.

Reflexionando en casa

Mr E me llamaba exagerada, me decía que es que era yo que quería una guardería que no existía. Que es que la niña está enmadrada y es que aquello es lo normal. Mi suegra me decía que ella había dejado a sus hijos el primer día jornada completa sin adaptación ni nada y que era el primer mes hasta que se acostumbrase. Otras madres me entendieron y compartieron mi espanto, y otras me dijeron que era “lo normal”. Yo por un momento dudé de si yo había sido exagerada, y conforme pasaban las horas lo iba recordando menos traumático.

Vuelvo otro día a dar otra oportunidad. Esta vez la dejo allí y me voy, media hora. Este tiempo estuve en el pasillo sin ser vista. Escuchaba y veía el reflejo de la puerta en la ventana para ver un poco todo. Oía lloros, y lloros, y poco cariño de nuevo “venga, vamos a beber, toma menganito agua, toma fulanita agua…”, “venga vamos a sentarnos a leer un cuento” “sentarse, aquí, aquí, venga que leemos un cuento”… Ni atisbo de palabras consoladoras a los que lloran. Un “a ver Jorgito, que pasó mi vida? Vamos a leer un cuento, ven conmigo y estás a mi lado” “Luisita, ven de mi mano corazón, tranquila, que vamos a leer el cuento, ponte aquí conmigo y Jorgito”. Nada. Simplemente que pase el tiempo hasta que dejen de llorar un día porque se resignan y entienden que sus lloros no valen de nada. Allí los dejan sus padres en un ambiente hostil, y tienen que aguantarse hasta que vuelvan a por ellos, al mes o así cuando ven que su demanda de cariño es negada, no escuchada día tras día, los niños dejan de llorar.

Al cuarto día nos vamos

Y es que tras 3 días yo no puedo más. Veo a mi hija llorar en el reflejo de la puerta por dónde yo me había ido, sin ser atendida. Y cuando se acerca la hora en la que dije que volvía, la cogen en brazos! No, ya no puedo más, eso no es lo que quiero para Nora. No la he criado con apego, respeto y amor para que se resigne a que sus padres la dejan en un sitio dónde nadie la quiere. No, eso no. No puedo permitir eso, aunque me quede sin opciones.

Me dicen que me conceden el cheque infantil, y entonces decido irme a una privada. Problema, que sé hoy y no sabía en ese momento, que por renunciar a la municipal me quitaron el cheque infantil. Si simplemente no hubiese solicitado plaza municipal hubiese podido ir directamente con el cheque a una privada, pero ahora, toca pagarla sin más. Aunque no podemos hacer frente a ese gasto, aunque me falte de comer o vestir, me niego a dejar allí a mi  hija.

La nueva Escuela Infantil

Me gustaría deciros a que guardería va ahora mi hija por hacerles publicidad, porque estoy encantadísima con el trato, pero por “seguridad” no lo voy a hacer ya que es a la que va actualmente y no me parece correcto exponer ese dato. Pero os voy a contar cosas:

  • Cuando vamos de visita por primera vez, los niños han empezado en Septiembre, igual que en la otra… Y no lloran! Llora uno como mucho, y es atendido.
  • La profe de Nora, es todo dulzura, cariño. Los abraza, los mima, los acaricia y los besa. Les habla con cariño.
  • No tienen libro. Y hacen muchas cosas chulas, pintan con las manos, con los pies, murales que decoran la guarde, cositas para casa. Hacen actividades temáticas, canciones ruídos de animales.
  • No tienen agenda. Cuando voy a recoger a la niña me cuentan, hablamos, no es “apuntar” sino ver la evolución, conocer a la niña y a su cuidadora. Como hace en casa, aquí hace así, hoy la noté así, hoy lo llevó mejor o peor. Aparte en pizarras está apuntado lo que comió y lo que durmió de siesta.
  • Los primeros días de adaptación, decía que me iba a una hora a por ella, y me quedaba merodeando por fuera. Siempre o casi siempre, mi hija estaba en brazos. No a la hora en que yo la iba a buscar. Veía desde un ángulo escondido como la profe le daba besos a mi niña y abrazos.
  • Hablar con la cuidadora de Nora me da tranquilidad, porque es un trozo de pan. Es amor puro, y veo que la niña la quiere cada vez más. Le pregunto en casa, María te quiere? Y me dice que sí. Cuando nos vamos le da un besó a María, aunque lógicamente está deseando irse conmigo para casa, porque madre, no hay más que una.

imagenes-de-ninos-jugando-3

Sigue tu instinto

Mi consejo, sigue tu instinto. Yo entiendo que no todos somos iguales, que hay gente a la Guardería Carmen Cervigón les encanta, padres que no ven necesario proceso de adaptación, padres que consideran “que se tienen que acostumbrar y curtir”. Me parece estupendo, cada persona elige como quiere educar y lo que quiere para sus hijos. No digo ni que unos sean mejores o peores. Simplemente yo soy así, y sé lo que no quiero para mi hija. Quiero que sus necesidades afectivas sean cubiertas como máxima prioridad. Lo segundo, que se respete su ritmo. Por eso, la Carmen Cervigón no era nuestra guardería. Seguí mi instinto, aunque muchos me decían que “la guardería que quieres no existe” o “son todas así” me negué a aceptar esa realidad y busqué un lugar mejor dónde dejar a mi hija. Es lo más sagrado e importante de mi vida, no podía dejarla en un lugar tan opuesto y en contra de mis valores y sentimientos como madre.

Me ahorraré detalles que me llegaron de este lugar a posteriori, opiniones de la forma de educar de esta escuela, del modelo pedagógico o ausencia de él, de la falta de vocación del personal, o de casos de más gente que abandonó el centro.

Seguramente para mucha gente esta sea una guardería genial y sea lo que buscan. Para mí, que crío a mi hija con apego, trato de darle una crianza natural lo más respetuosa posible, este no es el lugar que busco. Igual que hay colegios maravillosos religiosos y no serían opción para mí, esta escuela puede ser maravillosa para mucha gente pero para mí no.

Irene Medin

Siempre fui gordita, siempre tuve talla grande, pero ser madre todo lo cambia y la maternidad me encaminó a la vida sana. Sigo siendo xl pero ahora intento cuidarme y comer mejor. Nada es difícil si te lo propones en serio. Me gustan los retos y me aburro de lo de siempre.

También te podría gustar...

27 Respuestas

  1. Mariquilla dice:

    Madre mía de mi vida! SOY EDUCADORA, me encantan los niños, y es inevitable coger a cualquiera de esa edad sin el correspondiente besote en el moflete!! Yo aun no soy madre, pero el día que tenga que llevar a mis hijos a un centro tendré q buscar tanto… se que lloran, porque aunq ahora no ejerzo esa profesión, si que hace unos años lo hice (Lo mejor de mi vida) y lloran,lloran mucho, los primeros días, las primeras semanas, e incluso alguno algo más de un mes, pero para eso está el educador, para empezar a ganarse el amor, o por lo menos intentarlo al 100%. Eso, hasta que a final de curso a veces dudan entre irse con los papás o quedarse contigo en el aula jugando con la ultima careta que se ha hecho. Me alegra q ahora Nora esté en un centro correcto y acorde a lo q tu buscaba. Yo vivo en Extremadura, concretamente en Cáceres, y he de decir que aquí los centros de educación infantil de la junta funcionan mucho mejor que muchos privados, y yo, estoy orgullosa de haber trabajado en dos! He dicho. Me ha encantado el post, me he visto reflejada en la segunda parte! jeje. Besote

    • Irene Medin dice:

      Yo sé que mi hija llora, y ha llorado un montón los primeros días. La gente me decía “es que va a llorar en todos los sitios” y en eso estoy de acuerdo, en una situación normal, los niños quieren a su madre y esta separación no es fácil de llevar… Yo no quiero que mi hija no llore, eso es para mí síntoma de niña sana, lo que quiero es que tenga cariño y amor cuando llora, que sus necesidades afectivas sean cubiertas lo máximo posible. Que no la puedes coger en brazos? Ok, pero puedes dedicarle unas palabras, cogerle la mano… etc

  2. Gloss_gloris dice:

    Hola Irene, no suelo comentar pero hace muuuuuucho que te leo y me encanta que ahora tb nos cuentes tu experiencia sobre la maternidad. Estoy estudiando magisterio y voy a ser futura mamá y te puedo asegurar que has hecho lo mejor que podías hacer. Es muy muy importante que los niños en su primera infancia reciban el cariño que necesitan y que sean cubiertas sus necesidades tanto físicas como emocionales para que ellos se sientan seguros y se desarrollen de forma correcta y saludable! Centros infantiles como esos no deberían de existir. Me alegra mucho saber que Nora está ahora en el centro que se merece!! 🙂

    • Irene Medin dice:

      Muchísimas gracias!!! Yo la verdad es q así lo creo y tras mucho informarme mi forma de criar va en esa línea totalmente, apego, amor y respeto. Lo de “siempre fue así ” no me vale. Falta mucho q cambiar en las mentes. Otra forma de criar y de enseñar es posible!

  3. Elena dice:

    Hola,
    Disculpa que me meta donde no me llaman quizás, pero por qué la llevas a la guardería si no trabajas?

    • Irene Medin dice:

      Estoy emprendiendo, soy autónoma. Para empezar la tuve q meter en la guarde. De todos modos para buscar trabajo activamente o aceptar una oferta tengo q tener resuelto donde dejarla no crees?
      Habrá quien mande a guarde para tener tiempo o lo q sea, en mi caso es para trabajar, después de cuidarla año y medio apretando el cinturón ya no da para más aunque me gustaría no tener q hacerlo 😯

  4. Elena dice:

    Disculpa, no era mi intención entrometerme, pero no entendía que sin trabajar fuera a la guarde. No me cuadraba con lo del apego y demás. Yo he sido buscadora de trabajo y mi hijo no ha pisado una guardería, ni trabajando tampoco. No es que esté en contra de éstas, pero pienso que si se puede evitar, pues mejor que con la familia no estará en otro sitio. Ahora que, evidentemente, cada familia tiene sus circunstancias 🙂
    Te deseo suerte en tus proyectos! Y, por cierto, qué guapa te estás poniendo!

    • Irene Medin dice:

      Muchísimas gracias Elena! Yo soy la primera que defiende q esten en casa, y si pudiese así seguiriamos… pero con papa en paro desde agosto teníamos q buscar un plan para salir adelante… ya no valía la subsistencia con un minisueldo, y no tenemos opción abuelos ya que trabajan.

  5. Ruth dice:

    Me encantaría que me dijeses la escuela infantil dónde va ahora ruthpalomar@hotmail.com

  6. mfv dice:

    Jeeeeesus!! pero quién era la cuidadora que te ha tocado?? Llevo a mi niña a esta escuela y antes llevé al mayor a la del edificio antiguo, nunca sentí que no les quisiesen. Es más, creo que se preocupan de mas. A lo mejor soy una madre algo bruta y le dejo darse golpes o caer, porque creo que así aprenden a tener más cuidado. Si no come, espero a la próxima a que tenga hambre, si se le mancha un poquito el body al hacer la caca, pues lo limpio con una toallita y ya se lo cambio a la noche, si no duerme pues habrá que esperar a que se canse más,… pero ellas me cuentan toooodo lo que hacen con ella para evitar estas cosas y no veo como explicarles que no le den tanta importancia. En fin, tu misma lo dices, cada caso es diferente.

    Es cierto, que yo que conocía la escuela antigua y ahora voy a la nueva, al principio fue difícil, porque además de la adaptación de los peques nuevos, las educadoras tuvieron que adaptarse ellas también al nuevo centro. Ha habido cambios de personal, porque algo he oido que alguna de las nuevas no lo hacía muy bien que se diga, y también pequeñas mejoras de las instalaciones y la organización interna, porque al principio no tenían ni un sitio donde colocar los paquetes de pañales!!. Pero cosas normales que le pueden pasar a cualquiera que se muda de casa o de un negocio.
    Pero ahora que se acerca el fin del primer curso las veo muy bien y a los peques genial. Mi niña entra ella sola con la agenda en la mano todos los días a darle un abrazo a su educadora y ni se vuelve para despedirse de mi, se lanza a jugar con sus compis y listo. Y mira que es una enmadrada, que le escapa hasta a su padre para venirse a mis brazos cada vez que paso por delante de ella en casa.
    Lo de la agenda y el libro a mí personalmente tampoco me gusta (a la niña mucho, no se puede ir a dentro sin su agenda!!), y aunque la llevo, casi no la leo porque todos los días la cuidadora me resume la jornada. Es mas en la escuela antigua no había esto y el libro era solo el último año.

    Lo que me da rabia ahora es que de vez en cuando llevo al mayor a la escuela a buscar a su hermana y aunque vienen a saludarlo sus antiguas profes con todo el cariño de haberlo cuidado 2 años, el con la memoria de pez de los niños parece no conocerlas. Tiene que ser duro para ellas, pero en fin, los niños son así y ellas lo saben y lo comprenden.

    • Irene Medin dice:

      Yo no digo q sean malas, ni que no los quieran. Dos madres de métodos opuestos de crianza, ambas quieren a sus hijos (o casi todas lo hacen). Pero el método, la forma de cuidar a los niños, y de que se acostumbren no es mi rollo.

      Si no estás familiarizada con lo que se conoce como crianza respetuosa tanto afectiva como de ritmos, te sonará todo un poco disparatado, ya que para ti es un buen sitio.

      Simplemente no era el sitio para mí, y seguramente lo que yo busco (y he encontrado) no es lo que busca otra mamá. Hice este post simplemente para que las mamis que buscan lo que yo tuviesen una referencia, y no tuviesen que pasar el mal trago que yo pasé, perdiendo el cheque infantil y todo por haber caído en una escuela infantil en la que no estaba dispuesta a dejar a mi hija.

      Y claro, yo la dejo que se caiga, y la dejo que se manche, y la dejo que no coma si no tiene hambre. Pero la abrazo si llora, le hablo con cariño, y busco que cuando su madre se va y ella siente una profunda tristeza, alguien ocupe mi hueco. No que mi hija se acostumbre simplemente a que no estoy y se resigne. Eso es lo que no encontré allí. Un “ufff es que los primeros días son así”, para mí no es excusa para no dar más cariño. Un “ala ala paramos ya de llorar eh” no es la respuesta que quiero para un niño que llora desconsolado por afecto, buscándolo en la puerta, en el pasillo, persiguiendote… Que a final de curso todos los niños son felices, han asumido la situación y que es lo que hay. Pero yo no estoy dispuesta a que mi hija asuma que cada día su madre la deja y se tiene que pasar unas horas sin afecto, cumpliendo órdenes hasta que vuelva.

  7. Carmen dice:

    Me encantaría saber a que guardería te referías si puedes escribirme en el correo noitenmonforte@yahoo.es. Gracias!

    • Irene Medin dice:

      Ya que ya acabó el curso y ahora mi hija va a otra guarde puedo decir que mi hija estuvo el año pasado en Parrulos Ventorrillo y quede contentísima del trato y amabilidad. Muy muy cariñosas con mi niña.

  8. irda dice:

    Hola yo llevo a mi bebé a la guardería de Carmen Cervigon y estoy encantada. Son muy cariñosas y a su profe se nota que le apasionan los niños, he de reconocer que después de leer tu artículo me entró muy mal rollo pero ahora creo que no he podido elegir mejor, pues la calidad humana que allí se respira me hace sentir muy bien. Mi hijo mayor fue a la galiña azul de monte alto por lo que tenía el listón muy alto ya que esta guarde también es fantástica. En fin…. que no puedo estar más en desacuerdo con tu opinión !

  9. Iago dice:

    Chica,los dos en el paro y guardería? …….

    • Irene Medin dice:

      Como sino buscas trabajo? 😉 yo en cuanto fue a la guarde emprendí por mi cuenta y me hice autónoma y mi pareja encontró trabajo enseguida. No tengo que darte explicaciones… es para que veas que juzgar, siempre está demás.

  10. Marisa dice:

    Me ha resultado imposible no ponerle voz a tus palabras. Mi hijo también fue a esa guardería una temporada y no puedo estar más de acuerdo contigo, Irene. Creo que nos tocó la misma cuidadora. Y de verdad que tengo que decir que no todas las cuidadoras de ese centro me parecieron iguales, creo que sí las hay muy cariñosas y respetuosas con los niños, al recorrer los pasillos veía cómo otras cuidadoras tenían gestos de cariño con sus niños, los cogían en brazos, los intentaban calmar cuando lo estaban pasando mal… pero a nosotros no nos tocó ninguna de ellas, nos tocó una, experimentada, sí, tal vez demasiado, con la que no coincidimos, ni de lejos, en modo de educar ni de cuidar de un bebé. Una lástima. Podría poner mil ejemplos pero no aportaría nada nuevo, lo que tú has escrito lo vivimos nosotros tal cual. Nosotros cambiamos de guardería y no puedo estar más contenta y tranquila, ha sido la noche y el día. Gracias por compartir tu experiencia

  11. Laura dice:

    Hola mamis! Ahora que se acerca el momento de llevar a mi peque a la guarde y que una de mis opciones es precisamente la escuela infantil María Cervigón y leo lo que leo…Pienso que por el bien de tod@s deberíais (Marisa e Irene) dar el nombre de esa “estupenda” educadora para evitar que esté cerca de nuestros hijos. Es lo que yo haría sin dudarlo. Graciñas. Saludos

    • Irene Medin dice:

      Te diré que en en privado hemos hablado y no es la misma persona. Creo que es la tónica general del centro y lo raro es q traten a los niños de una forma efectiva y respetuosa. La línea general es arcaica, nada de respeto de ritmos, de necesidades afectivas… y de premiar al tranquilo y dejar q el resto se acostumbre y resigne, sin ser en ningún momento su fuente de apego o seguridad.

  12. Meri.XIII dice:

    Hola Irene, soy una futura mamá coruñesa con una visión de la crianza muy en acuerdo con lo que muestras en tu blog. He leído tu post del cole y este de la guarde y estoy muy interesada en conocer tus experiencias y a donde has llevado a l peque, si es posible las guardes y el cole, si crees conveniente compartir esa info y tus consejos te dejo mi email mericabriola@hotmail.com Enhorabuena por este espacio tan bonito y que tanta ayuda nos proporciona a las que emprendemos esta aventura

  13. pepinha dice:

    Hola Irene, yo he llevado allí a mi hijo el mismo año, en mi caso la profe era jovencita y super cariñosa con ellos, la pobre con el mío sufrió porque también criamos con apego y aún mamaba y lo llevaba regular. Siempre pude entrar a cualquier hora a darle teta, es de las pocas guarderias donde entras sin problema al aula tanto para dejarlos como para recogerlos. No estoy diciendo que sea ideal, porque el ratio legal de alumnos de las guarderías me parece terrible y en absoluto adapatado a las necesidades de los niño y niñas, pero entiendo que tienen que seguir ciertas dinámicas para manejar 13 o 20 a la vez. Cosas como entrar en fila o ir al baño al llegar no creo que sean traumáticas y les facilitan mucho la vida. (sigo abajo…)

  14. pepinha dice:

    Pero el trato es muy cercano, cada día además de la agenda, que en absoluto servía para puntuar sino para informar (si hizo caca, si comió, si estuvo contento…) hablabamos con la profe y nos comentaba todo. Y así con cada familia, algo que en pocos sitios se da por lo que he oído. Y digo servía, porque el tema del libro fue en efecto una barbaridad, y de hecho el año siguiente lo eliminaron por completo. Si miras el blog verás que tienen una huerta que cuidan ellos y de la que usan verduras en la cocina, juegan con frutas de temporada, pintan con las manos y hacen actividades muy chulas, incluso visitando a los abuelos en la residencia e invitando a familiares al centro una mañana a la semana. Sé que hay un par de cuidadores más chapadas a la antigua, pero también hay varias muy pro crianza con apego.

    • Irene Medin dice:

      Mirando su blog me espanto bastante de lo que veo. Una porque me parece tan innecesario que se vean las caras de los niños… y otra porque no veo niños disfrutando del juego libre sino en actividades totalmente dirigidas que no siempre me parecen las adecuadas. No pido que nadie piense como yo, cada uno tiene sus puntos de vista, y para mí la experiencia no fue nada buena.

  15. pepinha dice:

    La propia directora organizó unas jornadas sobre disciplina positiva en el centro y trabajan bastante en esa dirección. Yo ahora acabo de meter a mi segundo hijo y muy bien, aún está en adaptación porque lo lleva regular y aunque ya acabó el “plazo”, sigue quedándose menos tiempo y me avisan para recogerlo si lo pasa mal, y me consta que está en colo media mañana…Lo que hemos visto los días que estábamos es que atendía a los que lloraban y no al revés Tienes razón que es para gustos, y yo soy de la opinión de que mejor están en casa si se puede, pero creo que es justo para con ellas actualizar tu información (el año del cambio sí q fue un caos, hasta q el nuevo equipo cogió ritmo).Perdona el macro-comentario pero no me dejaba en uno solo 😀

    • Irene Medin dice:

      Me consta lo de las jornadas de disciplina positiva y no me sorprende más, de casualidad. Recientemente me ha escrito más gente con sus experiencias negativas en esta escuela y aunque no puedo dar datos evidentemente, hay situaciones que se repiten en el tiempo por las que algunas nos estamos dispuestas a pasar. Su método, o el de algunas cuidadoras, no vale para muchas y sigue siendo el mismo.

      Mi post no lo pienso cambiar, tiene una fecha consigo y cada uno que saque su conclusión o valore si ha cambiado o no en este tiempo, pero fue la que fue (y me consta que se siguen dando casos). Es un post de 2014 y cada curso me escribe gente contándome su experiencia negativa. También he de decir que encuentro con gente contenta allí, por eso que será más bien “depende quién te toque de profe”.

  16. pepinha dice:

    Te rogaría que no publicases mi último comentario. Por error estaba logueada con la cuenta del anpa de la escuela de mi hijo y esta opinión es mía en exclusiva. Respecto a lo que dije tampoco aporta nada, simplemente que no pretendía que lo cambiaras ni mucho menos, yo estoy contenta pero hice de todo para que me tocase esta profesora porque hay dos que no las quería cerca de mi hijo por nada del mundo, y seguramente si nos tocara una de esas buscaríamos otra alternativa. Disculpa si te molestó mi comentario porque no pretendía hacerlo. Gracias y un saludo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies