Por qué las dietas no funcionan…

… porque no cambiamos el chip!

dieta

Según la RAE, estas son las acepciones de DIETA. Pero sin embargo en nuestros días ninguna de estas es la acepción que solemos darle a la palabra. Utilizamos dieta más bien así:

 Dieta: sacrificio temporal y transitorio de reducción y/o restricción de ingesta de alimentos con el fin de bajar peso.

Y es que queremos bajar peso a la de ya y listo. Bajar como sea, pero bajar, queremos ser delgados, eso nos hará más “bellos y sanos” y solucionará todos nuestros problemas, seremos más felices, bla bla bla. Nos centramos en que somos infelices por nuestro peso y no vemos más allá, así que si no hay exceso de peso, seremos felices, así sin más. Os cuento mi punto de vista de porqué las dietas no funcionan.

Error de planteamiento

Creo que el primer y más importante error a la hora de hablar de dieta es el concepto de TEMPORAL y otro, no menos importante, el concepto de SACRIFICIO. No nos paramos a pensar en que si tenemos sobrepeso es por algún motivo, o bien enfermedad, o bien malos hábitos, o bien combinación de ambos. Estamos dispuestos a hacer un sacrificio pero que sea temporal, no para siempre. El sacrificio implica hacerlo todo más complicado, a más difícil sea de cumplir la “dieta” mayor es el porcentaje de fracaso, porque te cansas, porque la ansiedad aumenta y deseas cada vez más y más incumplirla y darte el capricho… y cuando lo haces te sientes fracasar y lo dejas todo. Y vuelta a empezar, engordamos lo perdido o más, queremos adelgazar para ser felices, nos sacrificamos y fracasamos. Un círculo vicioso.

Cambia ya de enfoque

Yo la primera solía pensar “no como tan mal”, “no soy mucho de dulces”, “me gustan las verduras”, “come mucho más fulanito y no engorda”, “soy de constitución ancha”, “tiendo a engordar más que otros”… Sí, todas frases de cosecha propia, os suena alguna???? Si Irenita, muy bien todo, pero todo eso es autoconvencimiento para no reconocer que estás gorda porque comes mal y que calmas tu ansiedad, tus nervios y tu estrés con comida (repito, es mi experiencia).

El principio del éxito empieza por querer cambiar, pero para ello olvídate de dieta y empieza con autrocrítica y análisis propio. Lo haces bien? Dónde están mis errores? Pregúntate no como puedes adelgazar sino, porqué engordo?

Ayer en el súper escuché a una señora hablar con la charcutera, hablaba de que estaba con la dieta disociada y que le sobraban 30 kilos. Le decía por ejemplo, que le mandaban desayunar proteínas sólo (hablaba de pavo o atún) y que ella no era capaz, y que entonces desayunaba sólo café como siempre y ya el resto del día lo hacía por la dieta. Luego le dije que yo llevaba 26 kg perdidos y me dijo “ayy, que fuerza de voluntad tan grande”, le dije que yo no hacía dieta ni tenía fuerza de voltuntad, que sólo había cambiado mis hábitos y mi forma de ver la comida y se me quedó con cara de “ehhh síii claro… y una mierda!”. Apostaría a que nuevamente esta señora no lo va a conseguir, no porque no se sacrifique sino porque no cambia lo esencial, el enfoque, sus hábitos.

Reconocer el error, el comienzo

Sabéis que yo no empecé así, empecé con la determinación de que quería cambiar, fue más tarde cuando me di cuenta de que nada funcionaba sino cambiaba yo y reconocí los errores que cometía. Reconocí mi adicción al azúcar y al hidrado, a comer por ansiedad, por premio, saltarme comidas, atiborrarme más a menudo de lo que podría admitir en aquel momento, comer menos sano de lo que yo pensaba que lo hacía (pasta, pizza, frito, y ocasionalmente verdura).

Cuando reconoces que tienes un problema puedes intentar solucionarlo.

Así que  sabiendo esto, intenté cambiar lo que hacía mal. Y sigo haciéndolo porque queda mucho camino por andar! Pero no puedes comer bien si no sabes qué es comer bien. Aquí es dónde necesitas ayuda, o bien un profesional dietista-nutricionista (yo huiría de todos los que se publiciten con algún gancho de perder peso, vamos, los que hacen negocio con esto, y me iría a un profesional, de los de consulta). Otra opción, la que yo hice, más barata, es leer  y leer a dietistas y nutricionistas, ir al endocrino de la seguridad social a hacerme un chequeo y comentarle como estaba comiendo, recibir sus sugerencias y sus críticas.

Cambio de hábitos

Y en qué he cambiado? No tengo una receta mágica, ni soy profesional, ni mucho menos, sólo leo, os digo las más importantes.

  • No me salto comidas, a poco que sea intento siempre comer algo 5 veces al día. Creo que en lo que va de año me he podido saltar una 3 veces. Siempre hay posibilidad de comer algo, por poco que sea. No valen excusas de trabajo, una tortita de arroz te la comes aunque sea en el baño, una mandarina, un café con leche desnatada, un trocito de bizcocho de avena casero. Con hambre o sin ella, como siempre ya que eso me hace tener menos hambre en la siguiente comida, tener menos ansia por la comida, tener menos deseos de comida guarra porque si no tengo hambre se me antojan menos cosas (aunque esto de los antojos lo he superado practicamente), y además tengo el metabolismo activo como dicen por ahí.
  • Desayuno fuerte. Sí, yo era de tomar leche y ya está, porque no me apetecía desayunar más. Un error muy común. “Fuerzate” a desayunar. Tendrás más energía y tu cuerpo al saber que tiene gasolina para esa mañana no estará en “modo ahorro de energía” hasta que le den de comer fuerte en la comida. Mis desayunos siempre incluyen fruta, hidratos (avena lo que más, o pan de centeno, bizcocho de avena y trigo integral…) y leche desnatada (a veces mezclo con leche de avena).
  • Comida variada, siempre como proteínas, verduras e hidratos en las comidas. Siempre tienen que tener las tres cosas. No me vale un día pasta con atún. Si hay pasta con atún hay una ensalada, si hay huevos con patatas cocidas, un poco de pisto para acompañar.
  • Fruta varias veces al día. Normalmente desayuno, media mañana y merienda. Leí hace poco que llevamos metido en la cabeza lo de las 5 raciones de frutas y verduras y nos parece que de eso no podemos pasarnos y para nada, es un mínimo, no un máximo!
  • Cenas ligeras. No es que huya de los hidratos en la cena como recomiendan muchos, pero tampoco me cargo de ellos. Es decir, si me apetece un sandwich me lo tomo, si sobró de a mediodía con hidratos, me tomo una tapita y un colacao… Otras veces, una tortilla francesa con calabacín rallado, un yogurt y pavo… Vamos, ligerito.
  • Tomo pocas grasas. Carnes limpias sin grasa, prácticamente nunca como fritos, cocino con unas 2 cucharadas de aceite por persona y día (aunque luego a la niña o al Mr le ponga un chorrito en el plato). Leche desnatada, lo cual siempre fue para mí un imposible y me daba asquete y al final no fue tan traumático el cambio.
  • No tomo azúcar. Uso endulcorante. Y de todas formas poco a poco en mi desenganche del azúcar he ido bajando las dosis y reeducando mi paladar a un gusto menos dulce. El azúcar para mí es como una droga, si me paso dos días de fiesta y como cosas dulces luego vuelve el mono y los deseos de más por la semana. Cuesta deshacerse de él, sigo trabajando en dominarlo.
  • Ser más activa. Intento moverme más, pero es que aunque parezca mentira, al comer mejor tienes más energía y menos pereza, y a poco que vas perdiendo peso esa energía va creciendo y creciendo. Hacer ejercicio en la medida de lo posible no sólo es un buen hábito sino que hará que perdamos peso mejor.

 

Mis cambios en un año de vida sana, poco a poco, sin prisa, cambiando de vida.

Mis cambios en un año de vida sana, poco a poco, sin prisa, cambiando de vida.

Y eso es todo, sencillo y difícil a la vez. Hay una gran industria montada alrededor de la alimentación y también alrededor del tema perder peso. Por una parte nos llegan por todos lados publicidad de comida poco sana, y hasta la que nos venden como sana (por ejemplo, cereales de desayuno cargados de azúcar o pan de molde) no lo es. Nos enseñan con publicidad que se puede perder peso dándote un capricho o premiándote… pero eso lo dejo para el siguiente post!

Queremos adelgazar, y eso nos ciega. Somos capaces de hacer sacrificios impresionantes para ello y nos olvidamos de hacer el cambio más “simple” cambiar de hábitos.

Irene Medin

Siempre fui gordita, siempre tuve talla grande, pero ser madre todo lo cambia y la maternidad me encaminó a la vida sana. Sigo siendo xl pero ahora intento cuidarme y comer mejor. Nada es difícil si te lo propones en serio. Me gustan los retos y me aburro de lo de siempre.

También te podría gustar...

11 Respuestas

  1. M.Carmen dice:

    Así es….. Yo hace ambién unos meses que al fin comprendí que las dietas no me funcionaban, te cansan, t exigen cosas que a la larga hacen que lo tires por la borda y vuelvas a coger esos 20 kilos perdidos….. Ahora lo mismo que tu, como 5 veces al día, cantitades moderadas y de todo. ( con ” de todo” no me refiero a pizzas, hamburguesas, fritos…. Si no a verdura, proteina y hidratos de carbonos cada uno en su justa medida ) Y la verdad, me da resultado, no es lo mas rapido del mundo pero si lo mas eficaz para aprender a comer y mantenerte el resto de tu vida. Y así llevo unos 12 kilos perdidos y la verdad la mar de contenta. =)

  2. lennys dice:

    me encanto!

  3. yesenia dice:

    Me identifico completamente…. es un paso a la vez!!! A seguir en el camino.

  4. yesenia dice:

    Me identifico completamente…. es un paso a la vez!!! A seguir en el camino.8

  5. Marielena dice:

    Pocos post sobre el tema he leido que sean mas sensatos que el tuyo. Muchas gracias por compartir tu experiencia. Con el azucar no soy tan estricta: prefiero echar al café una cucharada en lugar de dos que tomar edulcorantes pero suscribo todas tus reflexiones basadas en el sentido común y sobre todo en llevar un vida saludable y plena.

  6. Silvia dice:

    Encántame o post Irene! Eu tamén perdín no último ano 30 quilos co cambio de hábitos e a xente non me cre que non faga dieta. Realmente o problema non era que comese moito… senón que comía mal e agora dedícolle moito máis tempo á compra e á cociña. Moito ánimo e segue así! 😉

  7. Piluca dice:

    Se puede decir mas alto pero no mas claro. Yo de momento desde Julio hasta ahora llevo cinco kilos perdidos aun quedan muuuuuuchos pero los ire dejando atras.
    ENHORABUENA por el post.

  8. Verónica dice:

    Que razón tienes. Yo he descubierto q mi problema son las cenas y recenas. Después de cenar al sofá a ver la TV, la cocina al lado y viajecitos fáciles. Me dormía en el sofá y al levantarme para ir a la cama …otra incursión en la cocina.
    Por fin, me instalé una TV en el dormitorio y ahora….ceno y a la cama. Alli veo la TV pero ir a la cocina me da pereza. La programo para q se apague sola y sin darme cuenta me quedo dormida.
    No comiendo hidratos por la noche y cenando una vez (ligero), he perdido en tres meses 8 kg. Después he parado durante tres meses y me he mantenido, únicamente he recuperado un kilo….por pasarme. Y ahora vuelvo a retomar mis nuevos hábitos adquiridos, además de hacer dos días baile (Bollywood) Vuelvo a la carga otros tres meses….Tengo q perder todavía 17 o 18 kg.
    Y una ultima cosita, el peso que se ha cogido en años…..hay que perderlo despacito. Yo gane 26 kg en tres años, y creo que tengo que perderlos en ese tiempo, haciendo periodos para evitar el efecto rebote.
    Buf como me he enrollado.

  9. Ester dice:

    Hola te acabo de descubrir y creo q eres maravillosa. Has puesto palabras a mis pensamientos y las has refrendado con hechos. Eres una inspiración y te agradezco tu valor y determinación. Nada como la introspección para cambiar lo q sea, desde el peso, los hábitos, la mentalidad…….Yo entiendo del control a través de la meditación para superar el dolor físico q me producen ciertas enfermedades q viven en mi. Tras 5 años de morfina la he dejado hace unos meses. Pero no me había planteado usar la meditación y sobre todo el sentido común para reconocer y tratar mi obesidad. Mido 170 y peso105 kilos. Me gusta el ejercicio pero por la enfermedad poco puedo hacer. Pero tras leerte todo mi planteamiento parece una gran excusa. Voy a trabajar, por dentro y por fuera. Gracias, gracias ,gracias. Te deseo lo mejor. Ah, y disfruta de tu familia y de tu vida. Mil besos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies